Alibaba ha forjado reconocimiento con su branding calculado

Mientras firmas de ese país asiático intentan internacionalizarse rápidamente, la gigante del e-commerce Alibaba ha forjado reconocimiento con un trabajo minucioso.

Se la conoce como la fábrica del mundo, pero pocos pueden mencionar marcas de ese origen de memoria. No es solo su pronunciación, sino las estrategias que han aplicado las empresas chinas para posicionar sus marcas en el ‘top of mind’ de los consumidores. Claro que, por lo general, siempre existe una excepción.

Fuera de la geografía china, Grupo Alibaba surge como una de las marcas con mayor proyección internacional de ese país. Liderada por el multimillonario Jack Ma desde 1999, cuando la fundó, Alibaba es un holding chino que incluye portales de e-commerce en general, y que es la página de origen chino, en idioma inglés, más visitado según el portal Alexa.

Aún no es muy global, pero su construcción de marca crece a pasos agigantados, incluso insertándose en la recordación de consumidores que ni siquiera han adquirido algún producto en esta plataforma que compite con la ya posicionada Amazon.

Sujetado en el carisma de su líder, al que llamaban “Crazy Jack” por su sueño de tener un eBay chino, Alibaba tuvo un modesto inicio sin ayuda de poderosas conexiones, ya que los fundadores no tenían parientes o conocidos con influencia económica. Pero desde el mismo momento de la concepción del proyecto, la visión de Ma fue global.

tob-magazine-revista-alibaba-branding-calculado-2-branding-packaging-guayaquil-quito-ecuador

Por eso, a diferencia de también reconocidas marcas chinas, Ma escogió Alibaba como nombre de la empresa porque “es una palabra conocida en todo el mundo, pronunciada fácilmente en distintos idiomas”, reconoció el empresario en una entrevista. El primer paso, hacia la construcción de su marca, ya estaba dado.

Ese nombre, en referencia al personaje del cuento “Las mil y una noches”, fue el abreboca del que sería el credo de su website: «abrir un camino hacia la fortuna para los pequeños negocios”, que es similar a la famosa frase que Alibaba decía en el cuento: “Ábrete sésamo”. Como por arte de magia, Ma y su equipo conectó información asociada a las emociones de los usuarios, alojando ésta como un recuerdo.

Esta propuesta comunicacional se sumó, además, a la preparación educativa del empresario chino. Contrario a lo que muchos de sus compatriotas carecen, Ma habla inglés con fluidez y buena pronunciación. Esto fue un pilar fundamental para crear una relación de confianza con los inversores, que vieron en él a una persona preparada para asumir un reto como el que proponía, hablándoles en el mismo idioma.

Las carencias de contactos claves para potenciar el proyecto las suplió con ideas básicas para construir una marca internacional y confiable, dos rasgos difíciles de obtener en países donde el idioma y las costumbres son ciertamente poco conocidos.

(Visited 424 times, 1 visits today)
 

Suscríbete a nuestro newsletter