Lo ‘online’ y ‘offline’, de la mano en el segmento digital

Para estar en contexto con el segmento digital, existe dualidad de perfiles: quienes necesitan abarcar tanto el espacio online como offline, y los convencionales, que requieren empaparse del campo puramente digital. Aquí se detallan ciertos pasos para lograrlo.

Ser parte de esa zona digital, cada vez más inmersa en el día a día del ser humano, no es una tarea sujeta al empirismo, aunque tiene varios rasgos que se asemejan a esto.

Los profesionales que participan en este sector provienen de muchos orígenes, ya sea gente de publicidad, relaciones públicas, comercio minorista, gestión de productos, ventas, entre otros. Por ende, se requirió de una revolución profesional para que más talento humano se sume a esta propuesta, entrenándose para estar capacitados y motivados para hacerlo. Más que nada, bajo estas premisas:

  1. Lo ‘offline’ sigue dando más ingresos

Actualmente, una revolución similar en marketing, ventas y servicio, se desarrolla por el crecimiento de las capacidades digitales. Por lo tanto, las empresas se enfrentan a los mismos retos de hace 30 años, a medida que luchan con el continuo crecimiento en canales, medios de comunicación, puntos de contacto del consumidor y tecnología del marketing. Sin embargo, en muchas empresas, los caminos ‘offline’ para hacer negocios (incluyendo el marketing directo) siguen entregando más ingresos y beneficios. Esto significa que lo digital, al menos por el momento, debe tomar su lugar junto a ellos.

  1. Lo digital requiere desarrollo

Sin embargo, mientras que las técnicas digitales se están convirtiendo en una clave para el éxito, para la mayoría de las empresas ese nexo entre lo ‘online’ y ‘offline’ es clave, al igual que lo es la necesidad de administrar una combinación de canales ‘online’ y ‘offline’. La mayoría de los clientes no se separan sus vidas ‘online’ y ‘offline’. Las pocas empresas de vanguardia que tienen una plataforma de gestión de datos, que combina los dos conjuntos de datos, se han dado cuenta de que necesitan las habilidades y conocimientos de esos dos mundos para gestionar y utilizar los datos. Ser puramente ‘online’ u ‘offline’ se desprende de una percepción parcial. Uno de los principales problemas es que las nuevas capacidades digitales son, a menudo, insertadas en los departamentos de marketing, en lugar de integrarlas estratégicamente.

tob-magazine-revista-lo-online-y-offline-de-la-mano-en-el-segmento-digital-branding-packaging-guayaquil-quito-ecuador-02

  1. Formarse en las disciplinas establecidas

La mayoría de los jóvenes marketeros digitales no están familiarizados con las disciplinas más básicas o anteriores de marketing, pero sí necesitan al menos cierta familiaridad, sobre todo cuando su trabajo es competitivo o complementario a los enfoques basados ​​en estas disciplinas (muchos de los cuales son todavía muy potente y en constante evolución ). Por lo tanto, es necesario tener en cuenta los conocimientos pasados, los de siempre, esos conceptos básicos y puntuales que sirven como base para el desarrollo de nuevas perspectivas, y al mismo tiempo conservar ese enfoque digital que es lo novedoso.

  1. Análisis digitales

El volumen de datos sobre clientes y productos, en los canales y cadenas de suministro, en campañas y estrategias, se ha disparado de forma exponencial, ya que se ha expandido del mundo real al digital. Dar sentido a estos datos para mejorar las perspectivas, desde lo que los clientes ven y responden en sus pantallas, a la estrategia de negocio de más alto nivel, es ahora fundamental para el éxito del negocio. El desarrollo de software y servicios analíticos están adelantados, sobre todo para mantenerse al día con las exigencias de un mercado ejecutivo bajo presión de resultados. Y es que, como ejemplo, hay empresas que han reducido significativamente sus presupuestos digitales, con rendimientos en éxitos e ingresos han crecido. Todo pasa por un análisis claro y preciso de la información.

  1. Cambio en la estrategia de marketing digital

El análisis digital se nutre, en gran medida, de la velocidad con la que se puede identificar quién está haciendo qué, cuándo, y cómo pueden ser alentados a hacer un poco más de lo que es bueno o rentable, y un poco menos de lo que es malo o no rentable. No obstante, la tendencia estratégica en marketing digital se aleja de lo que hace el consumidor y se acerca al trayecto que lo lleva a elegir; entonces el análisis de la información debe reflejar esto.

(Visited 599 times, 1 visits today)
 

Suscríbete a nuestro newsletter