En la era moderna de la globalización, donde la competencia se ha disparado y los gerentes de marketing están luchando duro para conseguir una mayor tajada del pastel de la cuota de mercado, es importante prestar mucha atención al embalaje del producto y explotar el hecho de que los envases influyen sobre los 5 sentidos. La apariencia del producto es considerada como un factor principal en la toma de decisiones de compra. Según investigaciones, a un cliente le toma sólo de cinco a siete segundos analizar el envase de un producto en el estante.

Las empresas FMCG (Fast Moving Consumer Goods) gastan enormes cantidades de dinero en el análisis del proceso de compra de los consumidores. De acuerdo con Procter and Gamble, el cliente toma la decisión de compra en pocos segundos después de analizar el envasado del producto, lo que explica la importancia de los envases para los marketeros (Sundar & Noseworthy, 2014). Con el fin de que el embalaje sea atractivo y atrayente para los clientes, los ejecutivos de marketing trabajan en agregar valor a sus productos, junto con la adición de apelación multisensorial en sus envases.

Esta marca comercializa el agua de coco dentro de un empaque que parece un coco real.

Esta marca comercializa el agua de coco dentro de un empaque que se siente como un coco real.

Se ha concluido que en el envase de un producto la visión ocupa alrededor del 60% del tiempo de toma de decisión del cliente. El sentido del olfato le sigue en importancia con un 45%. El sonido consiguió el 40%, el gusto el 30% y el tacto el 25% (Sundar & Noseworthy, 2014). La técnica de apelar a los cinco sentidos puede aumentar la tasa de venta. Y puede ser también útil para aumentar la fidelidad de marca y generar impacto en el punto de venta (Park, Macinnis, Priester, & Eisingerich, 2010). Los consumidores utilizan sus cinco sentidos para crear una percepción sobre el producto en su mente. Anteriormente, los marketeros se centraron sólo hacia la sensación visual del producto, pero pronto se dieron cuenta de la importancia del olfato, el tacto y otros recursos sensoriales de los empaques. El embalaje de los productos cambió drásticamente en los últimos años. Los productos son embalados de manera innovadora para captar la atención de los compradores.

Casos como el packaging de Nike son un excelente ejemplo de los envases influyendo sobre los 5 sentidos, donde el cliente puede prácticamente “sentir el aire” y estar seguro de que el producto cumplirá con la promesa de venta de la marca a juzgar por su embalaje.

 

Referencias:

Langner, T., Bruns, D., Fischer, A., & Rossiter, J. R. (2014). Falling in love with brands: a dynamic analysis of the trajectories of brand love. Marketing Letters. doi:10.1007/s11002-014-9283-4

Park, C. W., Macinnis, D. J., Priester, J., & Eisingerich, A. B. (2010). Brand Attachment and Brand Attitude Strength : Conceptual and, 74 (November), 1–17.

Sundar, A., & Noseworthy, T. J. (2014). Place the Logo High or Low ? Using Conceptual Metaphors of Power in, 78(September), 138–151.