TOB Magazine entrevistó a Juan Merodio, especialista en marketing digital, quien llegó a Ecuador para dar una charla en el Congreso Reinvention. Para él, la red social LinkedIn guarda un potencial que aún no es aprovechado en Latinoamérica. “Creo que se la desperdicia por desconocimiento al verdadero impacto que puede generar”, indica.


 

¿Cuán beneficiosa puede ser que una empresa le dé su atención a la red LinkedIn?

Desde el punto de vista de branding, las empresas pueden tener sus propios perfiles en LinkedIn para poner sus servicios y obtener recomendaciones de los mismos, pero sobre todo su potencial está en las personas, llegando a más gente de la que llegarías de otra manera. Es una herramienta muy interesante a nivel de ventas, con una influencia brutal.

Muchas veces un vendedor se pasa todo el día  en el teléfono llamando a clientes cuando a través de LinkedIn acceden a su nicho exacto. Por eso considero que es un espacio que se lo aprovecharía más si los trabajadores crean sus propios perfiles y cada uno aporta conceptos, información, entre otras cosas, en grupos sectoriales o espacios que estén relacionados con el negocio de su compañía.

En Latinoamérica, ¿se le está sacando provecho?

En realidad no. No se la usa de la forma en que debería. Tiene un potencial muy grande, sobre todo con los LinkedIn adds, que te permiten segmentar tu mensaje de forma excepcional.

¿Es por desconocimiento?

Por supuesto, por una carencia de interiorización de todo el potencial que tiene esta herramienta. Pero no solo sucede en LinkedIn, sino en Facebook y Twitter, sino que con LinkedIn es aún mayor. Los directivos de las empresas no le ven ese retorno tan directo, que incluso es más potente en la relación B to B por encima de la B to C.

¿Se la usa sin sentido?

Cada vez llega más spam de publicidad a tu bandeja de entrada tratando de venderte algo, cuando ese no es el canal apropiado. No hay que agregar a gente porque sí, es absurdo. No se trata de tener una red con miles de contactos sino los que realmente sean el target de tu negocio.

 

Foto cortesía IAB Chile