En las últimas décadas se ha escuchado mucho sobre el marketing, de hecho, en la actualidad, se denota consecutivamente en el lenguaje de los negocios la palabra que refiere al marketing digital, pero si bien, el marketing es una parte importantísima y pionero de la interacción entre los productos y el cliente, hoy en día se debe ir más allá, efectuando una alineación del branding y el marketing.

Por ello, muchos expertos en la materia, tal como, Conrad Llorens, quien es fundador y Socio Director de SUMMA Branding, Presidente de AEBRAND y quien se formó en la ESADE Business School, ha señalado en su publicación titulada “Branding e innovación. Dos caras de una misma moneda” lo siguiente:

“El Branding ha supuesto un cambio de paradigma fundamental en el marketing de las últimas décadas. El marketing tradicional, centrado en el producto y en sus beneficios, ha dado paso al branding, que pone su énfasis en los significados, en las experiencias y en las relaciones que a partir de ellas se generan”.

Con lo  anterior, se demuestra cómo se están planteando nuevas tendencias enfocadas en la ruptura del marketing tradicional que se centra en el producto y en lo que este puede ofrecer a los clientes, para centrarse  ahora también, en los deseos, necesidades, sueños, impulsos y valores de los clientes, sobre los cuales, se forjará una marca que llegará a la psiquis de las personas y que propiciará el sentido de pertenencia entre el producto y el cliente, generando así, infaliblemente una relación de fidelidad entre el consumidor y la marca.

Las nuevas tendencias del branding que se alinean con el marketing

Por otra parte, otros especialistas en la materia como Ronda Griff de la Universidad Metropolitana de Manchester Business School en Reino Unido y Stuart Roper del Departamento de Marketing de la Universidad de Bradford, también de Reino Unido, en su publicación “Desenredar el nombre de marca de la entidad de marca: La conceptualización y el valor de la marca establecida”, presentada en el año 2015 por la European Journal of Marketing, señalan que:

“…Los consumidores toman decisiones de compromiso entre los cambios en la marca, nombre y los cambios en los precios establecidos para las marcas… Este enfoque permitió el aislamiento de la marca como elemento de nombre, obteniendo así, el valor relativo de la marca como elemento de nombre para cada consumidor. El valor medio obtenido para la importancia de la marca como elemento para los productos establecidos, parecía mostrar sustancial importancia para los consumidores.”

Por lo tanto, un paso inicial para poder desarrollar el marketing es el branding, pues básicamente, la relación con la marca es una dependencia que se puede llegar a forjar incluso, sin que el cliente haya probado el producto, mientras que, el marketing es ese paso posterior que termina de afianzar al cliente con el producto, ajustándose este a sus necesidades externas.

Alineación del branding y el marketing tradicional

El valor de la alineación del branding con el marketing

El valor que los consumidores le dan a la marca, su nombre, identidad, valores, que transmite, es muchas veces, superior al valor que le dan al producto, ya que, el producto no podrá transmitir nada de esto sin que exista una marca ejecutada por una acción comercial correcta que permita la alineación del branding y el marketing, para así, lograr crear y fortalecer el vínculo perfecto entre la marca, como elemento de nombre e identidad con un producto o una gama de productos específicos.

Con esta necesaria alineación se podrá posicionar la marca en el tiempo, creando con ello, criterios de valor que desarrollará el consumidor y que considerará al momento de comprar un producto de determinada marca, gama y precio.

Referencias:

  • Conrad Llorens, ESADE Business School, “Branding e innovación. Dos caras de una misma moneda”.
  • Ronda Griff y Stuart Roper.  European Journal of Marketing, “Desenredar el nombre de marca de la entidad de marca: La conceptualización y el valor de la marca establecida”, 2015.