La inteligencia de mercado se refiere al conocimiento que toda empresa debe tener sobre el comportamiento de su competencia, así como de las tendencias del mercado donde interactúa. Estudiar este nicho de interacción es beneficioso para el posicionamiento de una marca, ya que esto permite identificar las variables críticas existentes en el mercado para ganar ventaja sobre los competidores.

Sin embargo, posicionar una marca y su producto no depende únicamente de los consumidores. A pesar de que estos son los principales ‘blancos’ a llegar, la inteligencia de mercado requiere de otras fuentes de información que recopilen datos valiosos sobre nuestra empresa y su entorno. Y entre ellos están: los consumidores, la competencia y el propio negocio.

102-tob-magazine-revista-fuentes-informacion-investigacion-inteligencia-mercado-branding-packaging-guayaquil-quito-ecuador

El consumidor

Esta primera fuente es bastante obvia, y a la vez, muy necesaria. Conocer sus gustos, sus interacciones y los constantes cambios de tendencias evitan que una empresa se estanque con productos viejos, o que una marca no renueve su imagen acorde al contexto.

Para ello es preciso diferenciar a los consumidores de los usuarios, clientes, o compradores. Si bien estos términos son usados como sinónimos, cada uno tiene un significado distinto en el mundo del marketing. Y la inteligencia de mercado apunta principalmente al consumidor: aquel ente que toma las decisiones de compra. De ahí la importancia del mercadeo de resaltarle las razones adecuadas para que el consumidor elija los productos o servicios.

La competencia

En un panorama donde nuestra marca sea la única posicionada en el mercado, la competencia no sería un problema. Sin embargo, la realidad no es tan utópica, y nuestros competidores están constantemente atentos en cómo atacar.

Nuestra competencia debe ser una fuente de información valiosa en nuestra empresa, porque de su análisis conoceremos las fortalezas, debilidades y demás características de ellas. Esto no solo nos ayudará a estar prevenidos ante cualquier acción que realicen y que afecte a nuestros productos; también nos permite diseñar estrategias de marketing aprovechando sus falencias y atacar en el momento más oportuno del mercado.

El negocio

Conocer el comportamiento de nuestra empresa, las ventajas que tiene en el mercado, sus debilidades y amenazas, contribuyen a entender el porqué del posicionamiento del negocio.

Por más de que recopilemos información de los consumidores y de la competencia, nuestra empresa no logrará cumplir con las estrategias de negocios que apliquemos si no atisbamos nuestras falencias como empresa o nuestras oportunidades en el mercado. A manera de ejemplo: si mis consumidores quieren comida y mi competencia no la vende, de nada servirá que yo la ofrezca si tengo gripe, pues mis consumidores no la comprarán por mi estado en el mercado.